Sep 19, 2021 Last Updated 5:13 PM, Sep 14, 2021

PUERTO ALEEGRIA UN PUEBLO QUE NACE COMO RESULTADO DE DOS CONFLICTOS

Categoria: I Nostri Dicono
Visite: 1019 volte

Comunidad de Puerto Alegría, la capilla es muy antigua. En el fondo se ve al cacique en camiseta amarilla.

UNA BREVE HISTORIA

Según los indígenas narradores de la historia, la cauchería empezó en 1890, o un poco antes, cuando llegaron primero los comerciantes pastusos (colombinos) y después los peruanos con artículos atractivos pero de poco valor (espejos, machetes, hachas, ropa, chaquiras, escopetas) para intercambiar por el caucho. Al principio a los indígenas les pareció un buen negocio.

Ya en 1901 unos clanes se dieron cuenta de que el cauchero no era tan bueno como se presentaba, los ancianos más sabios detectaron de que detrás de los artículos del peruano, había mucha trampa y maldad, de que más tarde la cosa iba a ser peor. Ellos salieron y llegaron a San Rafael. En este pueblo ya había grupos indígenas huitoto que estaban allí desde la distribución de los territorios que según el mito fundante, hizo el creador, Moo Buinaima.

A los que se quedaron en La Chorrera, la vida se les fue deteriorando y empeorando. El caucho se fue escaseando y el peruano iba exigiendo más y más. También cuando se hacia el intercambio, como el indígena no sabía contar, el peruano le engañaba que la cantidad del caucho traída no era correspondiente al valor de los artículos el indigena habia llevado. Se le exigia más caucho. Los métodos usados para intimidar a los indígenas eran el látigo,  la quemadura con fuego, el ahogamiento, el cepo, la muerte, entre otras.

El peruano puso unos indígenas como capataces y éstos a veces fueron también crueles a sus propios paisanos. Más tarde también les colocó espías, que le informaba donde estaban  y qué planeaban a hacer los indígenas. Los nativos fueron abandonando su territorio, huyendo del terror y el peruano lo fue ocupando. Julio César Arana le mintió al gobierno peruano que estaba cuidando tierra peruana de la Amazonia o también que estaba conquistando territorio para el Perú, a lo que el gobierno de este país le mandó soldados para ocupar la tierra colombiana. Muchos indígenas fueron masacrados, otros llevados al Perú, otros se dispersaron a otros lugares colombianos o al Brasil. Así que entre caucheros y soldados peruanos ocuparon la Amazonía colombiana.

Ya desde antes, el gobierno colombiano había sido informado de lo que pasaba en la Amazonía y cómo la compañía cauchera estaba esclavizando matando  a los indígenas, pero nunca hizo nada.  Pero cuando el ejército peruano ocupó el territorio colombiano, y de forma específica la ciudad de Leticia, Colombia mandó tropas, y así estalló el conflicto colombo-peruano 1930-1933. De hecho el indígena del rio Putumayo siempre habla de dos guerras,  la guerra del caucho y el conflicto colombo-peruano que la causó muerte y desplazamiento.

Tanto Colombia como Perú utilizaron a los indígenas como soldados, pilotos, mecánicos, cocineros, médicos tradicionales, espias, o guías en la selva para que usando su conocimiento de la selva y su sabiduría ancestral orientaran al ejército hacía donde estaba el enemigo o qué trampas hacía.

Fue así como el fundador de Puerto Alegría, Martín Buineikudo fue empleado como Piloto del ejército colombiano. Este ejército fue recogiendo a los indígenas por todo el rio y los llevó a un pueblo cerca Piñuña Negro, municipio de Puerto Leguízamo. Se quedaron allí hasta cuando se terminó el conflicto. Después, la gente bajó fueron formando los pueblos entre Leguízamo y Puerto Alegría. Martín Buineikudo (o Buineza) bajó hasta Puerto Alegría y junto con José Cote, Juan Cote y otros fundaron este pueblo en 1940. Más tarde  llegaron los inga expulsados del Perú y Ecuador y encontraron a los huitoto allí.  

Puerto Alegría como pueblo, tiene dos cabildos huitoto y uno Inga (kechwa). Pero como Corregimiento tiene más veredas y cabildos. Al nivel de organización zonal pertenece al Consejo Indígena de Puerto Alegría, COINPA y como unidad administrativa del Estado, es un corregimiento del departamento de Amazonas.

Este pueblo antes estaba atendido por el Vicariato Apostólico de Leticia, por los padres capuchinos y las hermanas Lauritas, desde San Rafael. Como en La Chorrera, los misioneros hicieron un internado para acoger a los huérfanos de la guerra cauchera, un colegio y un centro de formación de catequistas. De aquellos misioneros los indígenas de Puerto alegría hablan mucho de Fray Javier de Barcelona y del padre Miguel Sanjuán. Este último les quedará grabado en su memoria y corazón toda la vida porque los quiso mucho, aprendió sus costumbres y lengua y los trató como son, indígenas. Él nunca los cambió sino que él se cambió hacia ellos. 

Ahora que se ha erigido el Vicariato Apostólico Puerto Leguízamo- Solano, Puerto Alegría pasó a formar parte de  esta nueva jurisdicción eclesiástica. Ya antes de la oficialización del vicariato, las hermanas de La Consolata empezaron a visitar a este pueblo, más tarde los misioneros de La Consolata las siguieron.

LA PRIMERA VISITA EPISCOPAL A PUERTO ALEGRIA

Antes de finalizar el año pasado, Mons. Joaquin Pinzon quiso iniciar sus visitas pastorales como obispo de su zona. Por eso convoco un equipo de misioneros conformado por el y los padres, Jair Idrobo, Edgar Chavarro, Jenaro Ardila, Peter Ssekajugo y el Hno. Pedro Galvis, de La Salle, emprendieron un viaje a Puerto Alegría. Este viaje tenía muchas peculiaridades: Primero, se desarrollaba en medio del paro nacional de varios gremios. Segundo, el viaje requería más de cien galones de gasolina, mientras en todo el municipio de Leguízamo no había combustible, y el poco que había estaba racionado. Tercero, la parroquia esperaba un nuevo bote, pero nunca llegó antes del viaje debido al paro. Todos estos acontecimientos eran en contra del viaje, pero al mal tiempo, buena cara. En medio del paro, la misión no debe parar, pensamos.

Se desarrolló por un equipo misionero intercongregacional, 5 misioneros de La Consolata y 1 hermano de La Salle. Los de La Salle quieren apoyar una propuesta educativa en el vicariato pero que no sea la educación netamente formal sino cultural, indígena y bilingüe.  Nuestro equipo también interinstitucional, fuimos en el yate de la Defensa Civil, y el piloto es miembro.

El viaje empezó después de las 10.30 a.m con el objetivo de llegar el mismo día a Puerto Alegria.  Debido al peso que llevaba; siete personas, cien galones de gasolina, víveres, maletas, el motor no quiso despegar. Como nadie iba a quedar ni a jugar el papel de Jonás en el viaje a Nínive, navegamos de con ese peso, lentamente pero decididos. En la medida en la que el motor iba consumiendo el combustible, se disminuía el pesó y aumentaba la velocidad. Todo este proceso parecía simbolizar el nuevo vicariato, que como cualquier vehículo nuevo, no despega fácilmente. La nueva jurisdicción debe ir asumiendo la realidad, enfrentando  los problemas, buscando soluciones, emprendiendo procesos, y todo esto forma parte del peso que la Iglesia debe soportar e ir despegando paulatinamente.

La noche nos cogió por el camino, el rio estaba bien seco, tanto así que nos fuimos emplayando, algo que exigía que alguien bajase a empujar el yate, cosa que le tocaba al anfitrión y guía, el p. Jair. Antes de llegar el motor empezó a fallar, pero no se podía hacer mucha mecánica debido a la oscuridad de la noche.

QUE ALEGRIA CUANDO LA LUZ NOS INDICO QUE HABIAMOS LLEGADO A ALEGRIA

Cuando íbamos llegando vimos de lejos unas siete lucecitas de lámparas que nos sirvieron de estrella de Belén, indicando que ya estábamos llegando. Eran como a las 8:30 p.m. Nos acogieron los habitantes del lugar, ayudándonos a descargar nuestras maletas y ubicarnos a donde nos íbamos a dormir. Fue una inmensa alegría colmar nuestra meta de llegar al destino final del viaje. En este viaje, todos los misioneros éramos nuevos, menos el p. Jair que ha estado allí antes.

La comunidad le mostró mucha alegría al obispo y mucha expectativa por tenerlo en su comunidad por primera vez. Le hicieron pocas peticiones pero muy significativas: que los visite  constantemente, que haya presencia permanente de un sacerdote, que haya una comunidad de hermanas para apoyar en la educación y la formación cristiana.

Actividades realizadas: reunión con algunos líderes, corregidor, profesor, catequistas, de la comunidad, visitas a las familias, dialogo nocturno intercultural con el cacique Plácido Buineza.

Las bondades y oportunidades que presenta Puerto Alegría:

  • Las fuertes raíces culturales que todavía se notan en esta comunidad. Aunque no haya maloca, el cacique y unos mayores practican la cultura del mambe y otras tradiciones.
  • La fe cristiana católica que a pesar de tantos años de no presencia de la Iglesia, sigue viva. Como fue la Iglesia católica que recogió en internados después de la cauchería, los huitoto consideran a la iglesia como su defensa. De hecho en Puerto Alegría la mayoría de los huitoto son católicos y la mayoría de los católicos son huitoto. Hay mucho amor a los misioneros y misioneras.
  • La interculturalidad: conviven huitoto, inga y colonos, a pesar de las diversidades y unas contradicciones que pueden haber.
  • El dialogo interreligioso e intercultural entre la iglesia, las comunidades huitoto e inga.
  • La posibilidad de la misión en la frontera Colombia-Perú. Si el conflicto colombo-peruano dividió a los pueblos y a las dos naciones, ahora hay muchos acuerdos y tratados bilaterales y regionales. La Iglesia puede jugar un papel fundamental desde la pastoral fronteriza.
  • Lo que ya hay: un templo grande que solo requiere mantenimiento, casa Cural, un terreno de la curia, un colegio, corregimiento, torre de comunicación celular.
  • Líderes: cacique, 3 gobernadores, corregidor, catequistas, profesores.

DESAFIOS

  • La presencia de las sectas evangélicas, que en gran parte se debe a la ausencia de la Iglesia católica por mucho tiempo.
  • Las divisiones y contradicciones entre los 3 cabildos y las 2 etnias.
  • El consumo desmedido del guarapo, que es una bebida tradicional. 
  • La lejanía del lugar, cosa que hace muy costoso el transporte.

VISITA A OTRAS COMUNIDADES

El día domingo, después de la Misa, empezamos la cuenta regresiva de nuestro viaje, hacía Leguízamo, íbamos visitando las demás comunidades por el rio. Llegamos a la vereda de Peña Blanca, donde celebramos la Eucaristía. Aquí hubo un detalle muy significativo, llegó un buen grupo desde Perú a la misa. Estaban liderados por un anciano catequista, Francisco Yumbo de la vecina comunidad de Ipiranga.

 

Comunidad de Peña Blanca, también vinieron feligreses del vecino Perú.

Otras comunidades que visitamos fueron Puerto Refugio, Yarinal, Puerto Nariño e Isla Grande. También visitamos a la comunidad de Soplín Vargas del Perú, donde trabaja el p. Kim Moon Jung, quien nos sirvió un rico desayuno en la nueva casa que se inaugurará al final de este mes.

En este momento la comunidad más organizada por este rio es Puerto Refugio con buenas estructuras en lo espiritual, lo cultural, lo educativo. Tiene dos malocas indígena, la de la comunidad y la del profesor Yaci, donde cada noche los hombres se encuentran en el rito tradicional del mambeo, contemplación y alabanza al Señor, dialogo nocturno, consejos, narración delas historias, armonización de la atmosfera. Hay buenas herramientas para el diálogo interreligioso e intercultural. Tiene una buena capilla y dos cuartos donde los misioneros pueden quedar. Esta construcción se debe al P. Bruno Dei Piero. Puerto Refugio tiene una de las tres Instituciones Educativas Indígenas  del municipio, un Internado para los estudiantes que vienen de otras comunidades, el sistema del agua potable, dos plantas de energía eléctrica. Esta comunidad es la frontera entre los departamentos Amazonas y Putumayo y esta condición le concede beneficios de ambos departamentos.

Nariño es una comunidad interétnica conformada por dos pueblos indígenas,  inga y huitoto- murui. Esto implica convivencia de diferencias étnicas y culturales. Implica diferencia en las espiritualidades, en los planes de vida, en las cosmovisiones, en la lengua. También  tiende traer consigo dificultad en la convivencia, en las aspiraciones en el trabajo común. Para amortiguar estas diferencias, los murui han conformado una nueva comunidad, El Porvenir. Las divisiones facilitan a cada pueblo vivir y practicar sus usos y costumbres libre y autónomamente.

La comunidad de Yarinal es murui y  está en la lucha de revivir su cultura. Aunque no tiene maloca, tiene espacios diurnos y nocturnos donde práctica sus tradiciones. Las mujeres hacen el casabe, (arepa o pan de yuca sin levadura), fariña y la bebida deliciosa de caguana. Los hombres se encuentran en la casa de Cecilio Charry para el dialogo nocturno mambeando coca y ambil (zumo de tabaco).

Para mi, el viaje a Yarinal, me sirvió a cumplir una promesa y pagar una deuda contraída hace trece años al catequista Jesús Otaya (Chucho), que ya descansó. Le había prometido visitar su comunidad pero por diversas circunstancias de la vida no había cumplido. Luciana, la viuda de Chucho me dijo una vez que era necesario cumplirle así sean a los muertos. Después de la visita ella me dijo que estaba contenta porque la promesa se le había cumplido.

 

Comunidad de Isla Nueva, la más cerca a Puerto Leguízamo.

En este viaje le sirvió al obispo mostrar el capital y el potencial misionero que tiene por el hecho de que le acompañaron cinco sacerdotes que fueron concelebrando con él en todos los pueblos. Para la gente era una dicha tener en una sola misa un bispo, cuatro sacerdotes y un hermano celebrando con ellos. Es un capital que por ahora se está acumulando para después repartir entre comunidades, oficios, departamentos de misión.

 

 

 


Recenti

Fineste sull'America

14 Set 2021 Finestra sul Mondo

XXV Domenica del tempo ordina…

14 Set 2021 Domenica Missionaria

Riflessioni su Sant’Andrea Kim Taegon

Riflessioni su Sant’Andrea K…

12 Set 2021 I Nostri Missionari Dicono

La parola insegnata. La diacon…

12 Set 2021 Preghiere Missionarie

Visita canonica alla zona del pacifico colombiano

Visita canonica alla zona del …

12 Set 2021 I Nostri Missionari Dicono

Primi passi nella Comuna 13 di…

12 Set 2021 Missione Oggi

XXIV Domenica del tempo ordina…

07 Set 2021 Domenica Missionaria

Finestre sull'Asia

06 Set 2021 Finestra sul Mondo

Finestre sull'Africa

06 Set 2021 Finestra sul Mondo

La parola nella comunità. Int…

06 Set 2021 Preghiere Missionarie