Jul 02, 2020 Last Updated 10:37 PM, Jun 29, 2020

EL ESPÍRITU DE FAMILIA PROPUESTO POR JOSÉ ALLAMANO A LOS MISIONEROS DE LA CONSOLATA

Categoria: I Nostri Dicono
Visite: 828 volte

El Instituto de la Consolata no es solamente una comunidad misionera, sino  una familia. Éste es el rasgo fundamental que lo identifica. El Instituto como familia, fue el gran sueño de José Allamano, padre de misioneros y misioneras de la Consolata. Decía él a ellos: “Recuerden que el Instituto no es un colegio, tampoco un seminario, sino una familia. Son todos hermanos.”  

Este espíritu de familia y hermandad infundido por el Beato José Allamano a los misioneros es la columna vertebral sobre la cual el Instituto basa su trabajo y lucha por el Reino de Dios. Para ello, la familia Consolata que inició pequeña en Italia, se fue paulatinamente acrecentando hasta volverse nacional, internacional, multi-cultural, multi-tribal e intercultural. Actualmente, ella cuenta con miembros de varios continentes, regiones, naciones, historias, lenguas y culturas. Aunque haya esas diversidades, todos los miembros se reconocen como misioneros de la Consolata. Todos beben y viven del mismo carisma y de la misma espiritualidad. Todos son misioneros para la misión ad gentes, es decir, para la evangelización de los pueblos.

Vale apuntar que la unidad familiar del instituto está fundamentada en la nueva familia de Jesús basada no en el parentesco de sangre, sino en el Reino de Dios. La verdadera familia de Jesús la componen los que cumplen la voluntad de Dios: “Quien cumpla la voluntad de Dios, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mc 3:35). Este nuevo planteamiento de familia hizo eco en la propuesta de familia de José Allamano cuando fundaba la familia misionera de la Consolata. Se trata de este espíritu que nos permite reconocernos hermanos, que nos permite unir las fuerzas y luchar por la misma causa. Este espíritu hace factible vivir en comunión con el “otro diferente” como hermanos para realizar juntos la misión. Por ende, es el mismo espíritu de familia sobre el que se establece la espiritualidad misionera de la Consolata.

Es preciso notar que la espiritualidad propia de la consolata hace posible mover y permear los sueños de los misioneros, es decir, ser dispensadores de la Consolación ya que, por ser ella heredada directamente del fundador, Beato José Allamano, es la motivación, la pasión, impulso y causa por la que se empeñan en difundir la Consolación de Dios al mundo. Así que, se anuncia y cultiva la consolación en consonancia con la propuesta de Allamano, mediante la misión Ad gentes y en la comunión fraterna. Al igual que, se profesa la centralidad de la caridad en el estilo de vida de los misioneros porque el Fundador insistía que “faltarán tantas otras virtudes, pero la caridad no”, puesto que sin la caridad la vida comunitaria se vuelve insoportable.

Por ende,  la espiritualidad de la Consolata implica: 

- Realizar la misión en comunidad: El aspecto familiar que caracteriza al Instituto de la Consolata hace que se realice la misión en comunidad. Los misioneros de la Consolata viven en comunidades, así que hacer la misión en comunión implica poner los dones de los hermanos al servicio del anuncio del Reino de Dios. Además, implica testimoniar la hermandad de la nueva familia propuesta por Jesús cuyo único objetivo es hacer la voluntad de Dios. 

Una economía de comunión: Los misioneros de la Consolata dependen de una economía que se inspira en la espiritualidad de la primera comunidad cristiana donde “no había entre ellos ningún necesitado”. El Evangelio de Lucas relata que en la primera comunidad los creyentes vivían unidos y tenían todo en común, repartían sus bienes de acuerdo a las necesidades de cada quien (Hch. 2:42-47).

Una vivencia de la interculturalidad: Ya que la familia Consolata es multicultural, eso significa que se compone de varios miembros de diferentes culturas con diversidad de cosmovisiones e idiosincrasias. Gracias a la interculturalidad cada misionero tiene algo que dar y recibir del otro gratuitamente. Así, todos se enriquecen mutuamente en términos de valores, costumbres, habilidades y espiritualidades.  Por lo tanto, para los misioneros de la Consolata, hoy la interculturalidad es el paradigma inspirador en la realización de la misión de Jesucristo.

En recapitulación, es verdad que cuando se construyen sueños que se hacen realidad, hay que seguir soñando. Basándose en ese sueño primigenio de beato José Allamano, los misioneros de la Consolata siguen llevando la Consolación de Dios, sobre todo, a los menos privilegiados del mundo.

 

 

 


Recenti

Nace la Conferencia Eclesial de la Amazonía: “una respuesta oportuna a los gritos de los pobres y de la hermana madre Tierra”

Nace la Conferencia Eclesial d…

30 Giu 2020 Finestra sul Mondo

Catechesi: un Direttorio molto atteso, “per far conoscere l'amore cristiano"

Catechesi: un Direttorio molto…

30 Giu 2020 Finestra sul Mondo

Anno Laudato si', opportunità di rinnovamento pastorale e missionario in America Latina

Anno Laudato si', opportunità…

30 Giu 2020 Missione Oggi

Grazie per San Tommaso

Grazie per San Tommaso

30 Giu 2020 Preghiere Missionarie

XIV Domenica -T. O. - Anno A

XIV Domenica -T. O. - Anno A

30 Giu 2020 Domenica Missionaria

La missione è già la prima consolazione per noi

La missione è già la prima c…

27 Giu 2020 I Nostri Missionari Dicono

A misericórdia: caminho para amazonizar-se

A misericórdia: caminho para …

27 Giu 2020 I Nostri Missionari Dicono

Kenya: Consolata, Our Mother’s Day

Kenya: Consolata, Our Mother…

26 Giu 2020 I Nostri Missionari Dicono

Il Cardinale Tagle: "Il linguaggio dell'evangelizzazione è quello della carità"

Il Cardinale Tagle: "Il l…

26 Giu 2020 Missione Oggi

Preghiera dell'accoglienza

Preghiera dell'accoglienza

26 Giu 2020 Preghiere Missionarie