Oct 20, 2021 Last Updated 1:03 PM, Oct 19, 2021

Colombia: La teológica en el aula y en la misión

Categoria: I Nostri Dicono
Visite: 1465 volte
En simplemente un mes de experiencia pastoral en un rincón de Colombia (Santa Fe del Caguán) se experimenta la importancia y el valor de ser “un padre espiritual” en medio de un pueblo que no tiene a nadie más que un sacerdote para confiar, consultar y desahogarse en momentos necesarios.

Sucedió en una asamblea comunitaria del pueblo, a la cual asistí, primero por ser miembro del dicho pueblo y segundo por representar al Padre Párroco que no pudo estar por otras razones pastorales (su presencia se da por descontado como deber y derecho).

Resulta que entre los varios casos que hubo para resolver, estaba decidir qué castigo merece un joven de catorce años quien se había atrevido a robar una cantidad de plata en una familia. El otro caso era buscar una solución a la pelea armada entre la directora de una escuela y un padre que es miembro del comité directivo de la escuela.

Cuando todo había quedado atrancado en estos dos casos y parecía que se solucionaba nada, uno dijo, “bueno, preguntamos al Padre que es la autoridad máxima del pueblo, para ver qué solución nos da”.

Encontrado en esta situación, inmediatamente me vino a la mente: aquí es donde me serviría toda aquella teoría que había escrito en mi tesis teológica titulada “el advenimiento de la justicia es el advenimiento del Reino de Dios”.

De una vez comencé por aclarar que, siempre, en cualquier discurso de seres humanos, y más aún para un pueblo cristiano, el valor de la persona está por encima de todo lo material. La dignidad del ser humano tiene siempre el primer lugar.

Con esto me permití elaborar lo que había comentado la mamá del muchacho: "el joven quiere estudiar y se ha metido en aquel vicio por no tener nada que hacer, nada que le ayudaría a valorar la vida. Así que, si queremos hacerlo valiente y reforzar su dignidad, habría que mandarle a estudiar". Además, en lugar de proponerle un castigo que lo marcaría para siempre psicológicamente, siendo que es menor de edad, se propone algo que le quedaría para siempre en la memoria: que su gente en lugar de castigarlo, le dio el regalo de la educación.

Para los dos elefantes que se habían puesto a pelear para desventaja del pasto sobre el que luchaban - los niños de la escuela cuyos futuro debe ser su preocupación y búsqueda de la sociedad nueva - se logró hacerle entender que lo que está en juego es la vida, el valor y el futuro de aquellos niños, el futuro nuestro pueblo. En fin, sin necesidad de decirle nada, la otra persona optó por renunciar su cargo en el comité directiva para que siguiera la directora y así quedaron resueltos los casos.

Este realmente fue un momento providencial para vivir una aplicación de una teoría adquirida en un aula académica, en un contexto real de conflicto. Fue una profundización teológica desde un hecho de hincapié en un valor fundamental – la vida y dignidad del ser humano – desde una valoración del pueblo de lo que pueda aportar la Iglesia en una visión distinta del otro o la otra.

Es un verdadero análisis de la realidad, examinada desde una postura evangélica, con su exigencia comprendida en el mandamiento supremo del amor a Dios y al prójimo, y en la justicia – con los problemas que surgen en la vida cotidiana de la sociedad.

Ciertamente por algo estamos en medio del conflicto que se respira en estas zonas. Puede ser que no se llegue a resolver ni  a aportar grandes elementos para la solución de esta situación social tan complicada y preocupante. Pero sí, construyendo desde la base, infundiendo los valores que por siglos han sido mencionados en los textos pero han quedado en las manos de los estudiosos; se puede soñar con una visión distinta de Colombia dentro de pocos años como fruto de aquellos niños que ven problemas resueltos a partir de valores fundamentalmente humanos y evangélicos.

En la misión pensamos y soñamos globalmente (nivel macro) y aplicamos localmente (nivel micro). Soñamos con proyectos grandes y visibles pero vivimos con proyectos pequeños. Esto es lo que desde la interdisciplinariedad teológica nos permitiríamos llamar “ingeniería social”.


Bernard Dennis, imc.
Seminario Teológico de Bogotá

Recenti

Finestre sul mondo

19 Ott 2021 Finestra sul Mondo

XXIX Domenica del Tempo Ordina…

19 Ott 2021 Domenica Missionaria

Ottobre missionario. Il mister…

18 Ott 2021 Preghiere Missionarie

Visita Canonica nella zona del Meru

Visita Canonica nella zona del…

18 Ott 2021 I Nostri Missionari Dicono

Il Vescovo Ponce de León: "La via per uscire dalla crisi è un dialogo nazionale realmente inclusivo"

Il Vescovo Ponce de León: …

18 Ott 2021 I Nostri Missionari Dicono

Mons. Giovanni Crippa nuovo vescovo di Ilheús

Mons. Giovanni Crippa nuovo ve…

18 Ott 2021 I Nostri Missionari Dicono

Indigeni migranti a Boa Vista …

18 Ott 2021 Missione Oggi

Finestre sul mondo

12 Ott 2021 Finestra sul Mondo

XXIX Domenica del Tempo Ordina…

12 Ott 2021 Domenica Missionaria

Ottobre missionario. I frutti …

11 Ott 2021 Preghiere Missionarie