Stampa questa pagina

La Misión del Beato Continúa con Nueva Vitalidad

Letto 2476 volte
Vota questo articolo
(0 Voti)

El pasado lunes 16 de febrero, fiesta de nuestro Padre Fundador el Beato José Allamano, inició el año propedéutico de la Región Colombia-Ecuador. Este año los jóvenes que integran el propedéutico son cuatro y serán acompañados por el Padre Ricardo Bocanegra IMC. Los participantes de la nueva comunidad formativa vienen de la Costa, del Caquetá y del Tolima:  

  • Jesús Sola Montero, Cartagenero del municipio de Pasacaballos con 23 años de edad.
  • Edin Yamid Caicedo, Caqueteño de San José de Fragua, 18 años de edad.
  • Cristian Nonato, Tolimense de Ibagué con 22 años de edad.
  • Cristhian Alarcón, Tolimense del Municipio de Chaparral con 19 años de edad.

El encuentro tuvo lugar en el municipio de La Unión-Valle, donde se encuentra ubicada la casa de formación del propedéutico, contando con la grata compañía de varios misioneros que fueron llegando en el trascurso de la mañana y con los que compartimos el almuerzo. Después hubo espacio para escucharnos y contar algunas experiencias hasta que más tarde empezó a llegar la gente de la comunidad de San Luis, que viven cerca de la casa de formación, porque querían participar de la eucaristía y conocer la nueva comunidad formativa a quien le prometieron todo su apoyo.

La eucaristía fue precidida por el padre Angello Casadei, nuestro Superior Regional, y concelebrada por los padres Too y Venanzio, encargados de la pastoral Afro en Colombia; P. Carlos Zuluaga y P. Javier Velásquez, encargados de la pastoral indígena en el norte del Valle; El P. Giovanny Torres, animador misionero en Medellín; El P. Adalberto López, economo del colegio Gimnasio Campestre la Consolata y el P. Carlos Olarte, párroco del Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Manizales. También nos acompañó el hermano Laureano Galindo, el padre Giovanny Boz y tres laicos Italianos que vinieron a conocer nuestra Región.

En la eucaristía los cuatro jóvenes propedeutas expresaron delante de la comunidad su libre decisión de querer pertenecer a la familia de los misioneros de la Consolata y recibieron la bíblia y la imagén del Beato José Allamano, como símbolos del inicio de este camino formativo.

Terminada la celebración, vino el agape para compartir con la comunidad, aprovechando el momento para dialogar con los misioneros, y las gentes de la comunidad que llegaron de sus casas para darles la bienvenida a los nuevos integrantes y ofrecerles apoyo y amistad.

En el transcurso del día recibimos las siguientes opiniones de parte de los nuevos integrantes del propedéutico acerca de cómo se habían sentido.

Jesús Alberto: A mí me gustó mucho la acogida de los sacerdotes misioneros de la consolata, por que nos hicieron sentir que ya estábamos en su familia y que éramos muy bienvenidos, estuvo el superior que en su sencillez me aportó ánimo en este nuevo caminar que voy a emprender.

Edin Yamid: Vi que la comunidad quiere mucho a los misioneros porque les han hecho un gran acompañamiento, los anteriores seminaristas han sembrado muy bien en ellos la semilla del acompañar, espero nosotros sepamos recoger el fruto de este gran trabajo.

Cristian Fabián Nonato: Que bueno es grabar en mi mente cada una de estas imágenes de la gente feliz por sus nuevos seminaristas, los sacerdotes compartiendo con ellos y a mis compañeros sorprendidos por tanta gente que nos mostraba sus brazos abiertos en nuestra bienvenida.

Cristhian Alarcón: Quedé muy satisfecho por el sentido de pertenencia que tiene la comunidad hacia nosotros y se los pude expresar diciéndoles que donde hay sentido de pertenencia; se cuida y se acompaña. Y a los padres muchas gracias por venir a estar con nosotros mostrándonos esa fraternidad y amistad que caracteriza a un buen misionero.

P. Ricardo: Me pareció un acontecimiento de familia muy agradable, sentí vivo el espíritu de familia, el compartir acerca los corazones y renueva la misión. Fue un momento, un día de gracia para dar inicio, con nueva vitalidad, al año del propedéutico 2015. La alegría y el entusiasmo con el que nos quedamos aún perduran en la memoria y esperamos que hallan otros momentos de familia y nos quedamos con las puertas abiertas para acoger a todos los misioneros que quieran pasar por nuestra casa, esta es su casa: Familia IMC.

Resulta significativa la cercanía de la comunidad cristiana de San Luis, participaron con alegría y se gozaron la Fiesta del Padre Fundador Beato José Allamano. La comunidad de San Luis se siente muy comprometida con la presencia del Propedéutico IMC. De ella recibimos apoyo, compañía y oración. Dios les pague por esa significativa presencia.

Ultima modifica il Sabato, 14 Marzo 2015 07:58
Devi effettuare il login per inviare commenti