Aug 07, 2020 Last Updated 7:43 PM, Aug 7, 2020

Mensaje del Beato José Allamano en la pandemia de coronavirus

Letto 187 volte
Vota questo articolo
(0 Voti)

Desde que empezó la pandemia de covid-19, el mundo se encuentra decepcionado, paralizado y embolatado. Todo ha cambiado. La pandemia ha causado efectos desastrosos en cada rincón del mundo. Hay cambios en las relaciones humanas y desconfianza del uno con el otro por el miedo de contagiarse. Las familias se encuentran afectadas por el aumento de violencia y problemas de convivencia intrafamiliares. La iglesia tambien se encuentra afectada, pues los templos en la mayoría de los países están cerrados y las actividades pastorales están paralizadas. Vivimos un tiempo de sinsabores. Muchos adultos mayores han perdido la vida inclusive religiosos, sacerdotes y prelados. Se experimentan con frecuencia el colapso del sistema de salud en la mayoría de los países. En fin, la pandemia de coronavirus está causando daños desastrosos a la humanidad. Sin embargo, nuestro auxilio viene en el nombre del Señor. Dios nunca ha abandonado a su pueblo. Su presencia entre nosotros es la garantía de que saldremos victoriosos de esta situación.

¿Qué sería el mensaje de beato José Allamano a los misioneros de la Consolata?

Es importante preguntarnos, ante esta realidad de covid-19, ¿qué mensaje daría el beato José Allamano a sus misioneros y misioneras de la Consolata? El fundador siempre ha animado a los misioneros de la Consolata en las malas y las buenas. Donde había dificultades en la misión les solía dirigir palabras de aliento. Cuando notaba entusiasmo en los misioneros tambien los animaba a seguir adelante con el mismo entusiasmo. En situación como ésta que estamos viviendo, seguramente el beato José Allamano dirigiría a sus misioneros las palabras paternales para animarlos a continuar con firmeza a pesar de las dificultades que la pandemia ha ocasionada en las misiones. Pues la realidad de covid-19 está afectando tanto a los misioneros como las misiones. Los misioneros son testigos del sufrimiento de la gente causado por el coronavirus. A ellos les toca luchar para alimentar a los hambrientos, sanar a los enfermos, transportar a los desamparados, etc. Teniendo en cuenta toda esta realidad, el beato Jose Allamano se preocuparía bastante de los misioneros de la Consolata, y creemos que lo siguiente seria su mensaje en este momento de la historia humana:

CORAJE Y ADELANTE: En incontables ocasiones, el beato José Allamano solía decirles a los misioneros de la Consolata la frase “coraggio in domino”, es decir, coraje en el Señor. Es una expresión de ánimo que el fundador les repetía en las misiones especialmente en tiempos de pruebas. El coraje es la capacidad de confrontar momentos difíciles de la vida. La realidad de covid-19, ha desilusionado a muchos misioneros, pues se han cancelado los planes pastorales, se han detenido los movimientos pastorales, se han cerrado los templos, etc. Lo peor de todo, varios misioneros han perdido la vida a raíz de la pandemia. La pandemia de coronavirus ha hecho que tuviéramos miedo de encontrarnos y transitarnos de un lugar al otro. No se puede salir con libertad. Todos estamos asustados, andamos con miedo y al salir de la casa nos toca utilizar tapabocas, y cuando llegamos al destino o regresar de ello, estamos obligados a lavarnos completamente las manos y utilizar alcohol para protegernos del virus. La vida social está desintegrada, pues debemos estar en distanciamiento total del uno con el otro. No se puede realizar visitas pastorales a familias por el miedo de contagio. Se ha perdido el calor humano en las misiones por la ausencia del encuentro físico entre los misioneros y los fieles. A raíz de la pandemia, los misioneros son testigos de la muerte descontrolada de varios fieles en las misiones. Lo que se vive y experimenta es desolación total.

Frente a esta realidad melancólica, el beato José Allamano volvería a decirles a los misioneros de la Consolata “¡Coraggio e avanti in Domino!”. Estas palabras propias del fundador nos las dice en este momento de la historia humana. En este contexto de la pandemia de covid-19, el fundador nos anima a tener coraje en la misión. Nos anima a seguir a delante guiados por el Señor de la mies. Nos anima a continuar sin rendirnos. Nos anima a auto-cuidarnos para poder cuidar a los demás. Nos anima a no dejarnos invadir por el miedo, sino que seguir en oración continua para que Dios de la misericordia libere al mundo de esta pandemia.  Por encima de todo, nos anima a tener coraje para confrontar con fe cada día la pandemia.

TENGAN FE: No hay lugar a dudas de que el beato José Allamano diría a los misioneros de la Consolata que simplemente mantuvieran la fe en el Señor. Su vida, su ser y quehacer son manifestación de fe en Dios. Vale notar que la fe es la confianza en la misericordia de Dios. Es la capacidad del ser humano de abandonarse completamente en la presencia de Dios. La fe permite que el creyente abandone a las manos del Todopoderoso todo aquello que le pareciera imposible. La fe permite vislumbrar una tierra nueva y un cielo nuevo. No podemos hablar de modelos de fe sin mencionar al beato José Allamano. Él es modelo de fe. Hacía todo con una fe firme en Dios y confianza en la intercesión maternal de la santísima virgen Consolata. El ejemplo de su fe se muestra en la fundación de los dos institutos misioneros que han evangelizado en varios lugares del planeta más de 100 años, la formación de los misioneros y el sostenimiento de las misiones con gran confianza en la providencia divina.

Por eso, no se puede dudar que, en este tiempo de la pandemia de coronavirus, el beato José Allamano exhortaría firmemente a sus misioneros a que tengan fe en el Señor. Seguramente les diría que “con el espíritu de fe nunca nos sentiremos abandonados. Todos pueden abandonarnos, pero Dios no. Si uno vive de la fe, hasta el peso de la responsabilidad misionera desaparece, porque si solos no podemos hacer nada, con Dios lo podemos todo” (José Allamano, Así los quiero, p. 133). Es verdad que la palabra fuerte que el beato José Allamano hablaría a los misioneros de la Consolata es la fe. Pues la fe de los misioneros es el apoyo fuerte de los fieles en las misiones. La fe de los misioneros de la Consolata es la manera segura de salir adelante en esta situación de la pandemia. Por lo tanto, es obligación de los misioneros de la Consolata dejarse iluminar por las palabras del beato José Allamano: “que todos nuestros pensamientos estén iluminados por la fe” (José Allamano, Así los quiero, p. 134).

NO PIERDAN LA ESPERANZA: El beato José Allamano nos hablaría de tener esperanza. La esperanza es un estado de ánimo optimista en el cual aquello que deseamos o aspiramos nos parece posible. La confianza es un ánimo de que se puede realizar algo que se desea. En este tiempo de la pandemia, hay mucha desesperanza. Mucha gente está desalentada, sin ánimo y entusiasmo. Se han registrado mucha perdida de la vida a causa de covid-19, se ha aumentado el desempleo y pobreza en los feligreses que pastoreamos, y se nota mucho sufrimiento de la gente que servimos. Los misioneros de la Consolata tambien se encuentran en la barca de la pandemia, pues unos perdieron la vida a causa de la misma. Esta situación ha causado desesperación en el mundo y en la iglesia. Para ello, el beato José Allamano diría a los misioneros de la Consolata que a pesar de todo, no deben sentirse abandonados y derrotados, sino abrir el corazon a la esperanza. Categóricamente nos reiteraría que “abramos el corazon a una esperanza viva. No debemos sólo esperar, sino súper esperar, esperar contra toda esperanza” (José Allamano, Así los quiero, p. 137).

Abrir el corazon a una esperanza viva, es tener esperanza que en un futuro inmediato habrá un ambiente mejor, es tener certeza de que el Señor comprende nuestras debilidades y se compadece de nosotros, es tener la confianza para no desanimarnos en la misión. Acerca de esto dice el beato José Allamano: “esta confianza les será necesaria tambien en las misiones. Se desanimarán por los errores cometidos, por el poco fruto de su apostolado, por la soledad, etc. Animo, animo, coraje. (…) si no tendrán la suficiente confianza, una reserva de confianza, en las misiones vivirá tristes” (José Allamano, Así los quiero, p. 141). La esperanza es “conditio sine qua non” para superar aquello que pareciera imposible. Asimismo, es condición para ser feliz y hacer el bien, pues “un misionero o una misionera sin esperanza, no pueden hacer el bien, es más, son un tormento para ellos y para los demás” (José Allamano, Asi los quiero, p. 141). Asi que, el beato José Allamano no dejaría de exhortarnos a no perder la esperanza de que, las cosas serán mejor que ahora, que superaremos esta situación que nos agobia y que en un futuro inmediato volveremos victoriosos.

RECEN CON CONSTANCIA: En este tiempo de la pandemia, seguramente el fundador exhortaría muchísimo a sus hijos queridos a rezar sin desanimarse. Solía decir “que cada una de nuestras acciones, espiritual o material, empiece en Dios y termine tambien en Él. Este es el espíritu que debe acompañarnos cada día y todos los días; sólo así nuestra vida será toda del Señor” (José Allamano, Así los quiero, p. 241). La oración es la forma de mantener la unión con Dios. La oración es el medio eficaz por medio del cual se comunica con Dios. La oración es un deber de cada misionero porque “¿qué pueden hacer quienes no conocen ni siquiera el medio que los ayuda a estar unido con Dios? ¿Cómo podemos hacer el bien si no estamos unidos a él?” (José Allamano, Asi los quiero, 242). En este tiempo de la pandemia la unión con Dios es un valor inestimable. La constancia en la oración debe ser la primera obligación de cada misionero. Muchos dirían que en este tiempo de coronavirus se necesita más acción que oración. Pero el beato José Allamano nos diría que en este tiempo urge más la oración: “no creer que el tiempo dedicado a la oración es tiempo perdido. Alguien dice: ¡en estos tiempos se necesita acción, acción! Sí, sí, trabajar; pero hay más necesidad de la oración que de otras cosas. Necesitamos del Espíritu de Dios” (José Allamano, Así los quiero, p. 243).

El beato José Allamano nos recuerda que la oración más excelente y potente de todas es la santa eucaristía. Pues la santa eucaristía es el sacrificio redentor de Jesucristo para la humanidad; es la presencia real, verdadera y sustancial de Jesucristo y por eso hacia ella, confluyen todas las otras oraciones. Subrayaría tambien en la importancia de la adoración al Santísimo Sacramento: “apóyense siempre en la presencia permanente de Jesús Sacramentado en ustedes y en el santo sagrario. Especialmente en las misiones, que Jesús Sacramentado sea para ustedes consejero, consuelo, ayuda. Cuando exista alguna miseria, inclusive algún pecado, recurran al Santísimo Sacramento” (José Allamano, Asi los quiero, p. 218). Es decir, que no podemos hacer nada sin tener la unión permanente con Jesucristo. No podremos entender el sufrimiento causado por la pandemia sin contemplar a Jesucristo crucificado en la cruz. Contemplar la cruz nos ayuda a entender el sufrimiento de la humanidad causado por el coronavirus.

INTENSIFIQUEN EL ESPÍRITU DE FAMILIA: El espíritu familia es una característica de los misioneros de la Consolata. Somos misioneros con espíritu de familia. Sin embargo, hay que reconocer que uno de los daños que el covid-19 ha causado es la destrucción del espíritu familiar y espíritu de compañerismo. Ahora no se puede realizar encuentros y reuniones por miedo al contagio. En las casas religiosas tampoco se puede transitar de una comunidad a la otra por miedo de contagiarse o contagiar a los demás. De esta manera, se opaca el espíritu familiar que siempre caracteriza la vida consagrada. Teniendo en cuenta esta situación, no cabe duda alguna que el beato José Allamano invitaría a sus misioneros a intensificar el espíritu de familia. El espíritu de familia es una característica peculiar de los misioneros de la Consolata. Con el espíritu de familia, los misioneros muestran el amor mutuo entre si y se apoyan en las dificultades. La mayor muestra del espíritu de familia es amarse como hermanos y hermanas. Y eso es lo que recomendaría el beato José Allamano a sus misioneros en este tiempo de la pandemia: “quiero que vivan la caridad intensamente. No podrán amar al prójimo lejano si desde ahora no tienen caridad hacia aquellos con los que tratan todos los días” (José Allamano, Así los quiero, p. 186). El espíritu de familia es un remedio eficaz para superar el desafío de la pandemia de coronavirus, sobre todo, en nuestras comunidades donde vivimos en la misión.

ACUDAN A LA INTERCESIÓN DE LA VIRGEN CONSOLATA: Es obvio que el beato José Allamano exhortaría a los misioneros acudir a la intercesión de la virgen Consolata para el fin de esta pandemia. El beato José Allamano era un hijo apasionado de la madre del Señor. Encomendaba todo a la intercesión maternal de la virgen Consolata. Para ello, la devoción mariana es otro brazo espiritual de los misioneros de la Consolata. La devoción a la Consolata es un legado que recibimos del beato José Allamano. Él dio buen testimonio de la devoción a la Consolata. A ella le atribuyó la fundación de los dos institutos misioneros, a ella le atribuyó el sostenimiento y bienestar de los institutos fundados por él. Nada hizo el fundador sin contar con la intercesión de la Consolata.

Eso explica por qué el beato José Allamano encomendaría a los misioneros acudir a la intercesión de la santísima virgen Maria. Pues ha estado pendiente de nosotros inclusive “en los momentos dolorosos, la virgen intervino siempre de forma extraordinario” (José Allamano, Asi los quiero, p. 222). Ella es la reina de los misioneros y misioneras, y por medio de ella se llega a Jesucristo.  Ella es fuente de gracia y canal porque todas las gracias pasan por ella. Los misioneros de la Consolata somos pupila de sus ojos y siempre piensa en el bienestar de los misioneros y de todo el instituto. Ella responde a las necesidades del Instituto. Si generalmente la Consolata se ha encargado del bienestar de los misioneros y del instituto, con mucha razón intercedería por el fin de la pandemia que afecta a los misioneros y las misiones.

Hay que tener en cuenta que la virgen Consolata es nuestra madre y “tenemos que estar felices de tenerla como nuestra protectora” (José Allamano, Así los quiero, p. 223). Ella siempre protege a los misioneros. Les ha protegido desde el inicio de la misión hasta el día de hoy. Inclusive en este momento de la pandemia, la Consolata, madre del instituto nunca abandonará a sus hijos: los misioneros de la Consolata dispersos por los rincones del mundo.

SIGAN CON VALENTÍA LA MISIÓN: El beato José Allamano no estaría contento que las actividades en pro de la evangelización estén paralizadas en las misiones. Pues el ser y quehacer de los misioneros de la Consolata es la misión, sobre todo, la Ad Gentes. Dicho de otra manera, somos lo que somos por la misión. La pandemia ha paralizado muchas actividades en las misiones y ha causado tambien muchas preocupaciones entre los misioneros. Teniendo en cuenta la situación de covid-19 que atraviesa las misiones, el fundador invitaría a los misioneros a seguir con audacia la misión. La misión siempre requiere coraje. Se necesita coraje para aprender nuevo idioma, se necesita coraje para asimilarse a la nueva cultura de la gente. Se necesita coraje para acompañar el sufrimiento de los feligreses. Podemos decir que el coraje acompaña siempre al misionero de la Consolata. Nuestro ser como misioneros de la Consolata es la evangelización de los pueblos y nuestra vocación es la misionera. En este tiempo de la pandemia donde muchos misioneros han perdido el sabor de la misión, el beato José Allamano les diría: “esto es lo que quisiera de ustedes: buena voluntad, esfuerzo generoso y constante para asimilar el espíritu del Instituto” (José Allamano, Así los quiero, p. 77). Requiere una voluntad y esfuerzo enormes hacer la misión en este tiempo de coronavirus. Puede ser que se haga la misión de forma virtual, pero se requiere un cambio de mentalidad y una capacidad evangélica de leer los signos de los tiempos. La misión no se puede descuidar porque es el corazon del Instituto.

CONCLUSIÓN

El beato José Allamano es y siempre será el punto inspirador de los misioneros y las misioneras de la Consolata. Sus palabras siempre anima el ser y quehacer misionero de sus hijos e hijas. Inclusive en este tiempo de la pandemia acudimos a sus palabras cargadas de fe y sabiduría para orientarnos en la superación de los efectos nefastos de la pandemia de coronavirus. ¿Diría algo a los misioneros de la Consolata en esta situación de la pandemia? Seguramente que sí. Desde la eternidad intercede por sus hijos, por las misiones y por el fin de la pandemia. Seguramente pide a los misioneros de la Consolata mantener la fe en el Señor, seguir con coraje la misión y no perder la esperanza de un mañana mejor. 

Devi effettuare il login per inviare commenti

Recenti

Chiesa della Mongolia: Lontani ma presenti

Chiesa della Mongolia: Lontani…

07 Ago 2020 I Nostri Missionari Dicono

Papa Francesco: “Mai più Hiroshima e Nagasaki”

Papa Francesco: “Mai più Hi…

06 Ago 2020 Finestra sul Mondo

Il Papa: "La Chiesa come può aiutare la famiglia umana a guarire questo mondo?"

Il Papa: "La Chiesa come …

06 Ago 2020 Finestra sul Mondo

Cattolici ed evangelici di Germania: liberare il mondo dalle armi nucleari

Cattolici ed evangelici di Ger…

03 Ago 2020 Finestra sul Mondo

Mecca, coronavirus: Un Hajj raccolto e spirituale per i pellegrini

Mecca, coronavirus: Un Hajj ra…

03 Ago 2020 Finestra sul Mondo

Enfants des rues Congo RD: une mission pour un avenir meilleur

Enfants des rues Congo RD: une…

03 Ago 2020 Missione Oggi

Intenzione del Papa per Agosto: Il mondo del mare

Intenzione del Papa per Agosto…

03 Ago 2020 Preghiere Missionarie

XIX Domenica - T. O. - Anno A

XIX Domenica - T. O. - Anno A

03 Ago 2020 Domenica Missionaria

8 agosto: Consacrazione Episcopale di Mons. Giorgio Marengo IMC

8 agosto: Consacrazione Episco…

01 Ago 2020 I Nostri Missionari Dicono

My Priesthood Silver Jubilee

My Priesthood Silver Jubilee

31 Lug 2020 I Nostri Missionari Dicono