Jun 25, 2017 Last Updated 8:35 PM, Jun 21, 2017

Un Misionero de la Consolata se Ordenó de Diácono en Buenaventura

Letto 214 volte
Vota questo articolo
(0 Voti)

El día 13 de mayo, fiesta de nuestra señora de Fátima, siempre será recordado tanto para la Iglesia particular de Buenaventura como para los misioneros de la Consolata en la región Colombia-Ecuador. Fue el día en el que se ordenó de diacono el misionero de la Consolata Leovilgildo Carlos Ussene Capiale. Es importante notar que, el diacono Leovilgildo es oriundo de Mozambique quien llegó a Colombia en 2013 después de su primera profesión religiosa. Actualmente, desempeña su apostolado misionero en la misión de san Martin de Porres (Buenaventura), y así compartiendo la fe entre el pueblo afrodescendiente del lugar mencionado.

La ordenación diaconal fue antecedida por la profesión perpetua el 12 de mayo del año presente. La misa de la profesión perpetua fue presidida por el obispo de Buenaventura, monseñor Héctor Epalza Quintero en compañía de varios misioneros de la Consolata bajo la cabeza del padre Armando Olaya, superior regional de Colombia-Ecuador. Además, estuvieron presentes varios sacerdotes diocesanos, religiosos y religiosas. En su homilía, tanto en la profesión perpetua como en la ordenación diaconal, monseñor Héctor agradeció al  nuevo diacono por haber respondido afirmativamente al llamado misionero de Jesús con generosidad y entrega. Le recordó que la fidelidad y la santidad son las claves imprescindibles para seguir respondiendo positivamente a la vocación diaconal que el Señor le había confiado. 

El obispo utilizó la misma ocasión de la ordenación para darle públicamente el decreto de permanencia en la diócesis de Buenaventura al movimiento apostólico Lazos de amor mariano. El decreto fue entregado al señor José Rodrigo Jaramillo,  fundador de dicho movimiento. Asimismo, en el marco de la celebración del centenario de las apariciones de Fátima, el ordinario de la diócesis de Buenaventura consagró a toda la diócesis al sagrado corazon de María. En fin, la ordenación del misionero de la Consolata Leovilgildo fue un momento que llenó a muchos de alegría, renovó la fe de muchos y animó a varios cristianos católicos a comprometerse con la misión evangelizadora de la Iglesia universal.

Devi effettuare il login per inviare commenti

Recenti

Il ritorno della teologia nelle uni…

21 Giu 2017 Finestra sul Mondo

Lo stile di Moon sta conquistando t…

21 Giu 2017 Finestra sul Mondo

Marcel-Jacques Dubois e il dialogo …

18 Giu 2017 Finestra sul Mondo

Sant'Antonio e l'affinità con Franc…

18 Giu 2017 Finestra sul Mondo